La historia de WhatsApp: cómo empezó todo

Brian Acton y Jan Koum, exempleados de Yahoo, fundaron WhatsApp en 2009. Más tarde vendieron la empresa a Facebook por 17.1 mil millones de euros en 2014. Facebook Inc, ahora con el nombre de META, está dirigida por Mark Zuckerberg e incluye además de WhatsApp las plataformas de redes sociales Facebook e Instagram.

Según fuentes oficiales, en 2021 WhatsApp fue y es la principal aplicación de mensajería con más de 2.100 usuarios activos, seguida de su socio Facebook Messenger, también propiedad de la misma corporación.

Historia de whatsapp

Los orígenes de WhatsApp

WhatsApp fue creado en 2009 por Brian Acton y Jan Koum, ambos anteriormente empleados de Yahoo!. Tanto Acton como Koum fueron de los primeros en comprar el por aquel entonces innovador iPhone y vieron que la tienda de aplicaciones recién creada en ese momento marcaría el comienzo de una industria completamente nueva.

Durante encuentros rutinales de cenas con amigos, el dúo trabajó en refinar su concepto de WhatsApp. Koum se imaginó una aplicación en la que a las personas se les podrían asignar diferentes estados automaticamente. Por ejemplo, un contacto podría estar hablando por teléfono con otro y en la aplicación lo marcaría con un estado, mientras que otro contacto podría recibir un estado alertando que tenía poca batería.

Igor Solomennikov, un desarrollador ruso de aplicaciones para iPhone que ofrecía sus servicios de desarrollo en un sitio web de contratación de freelancers, fue contactado por Koum y Acton, ya que fue recomendado por su amigo Alex Fishman. Con la ayuda de Solomennikov, Koum fundó WhatsApp en febrero de 2009, con el objetivo de comenzar lo antes posible.

Los primeros pasos de WhatsApp

Koum pasó muchas horas difíciles en 2009 creando el código backend para WhatsApp, el cual tuvo que ajustar a las sutilezas de los códigos de llamadas internacionales. Koum pasó la mayor parte de 2009 trabajando en WhatsApp junto a su contratista autónomo Solomennikov.

La verdad es que las primeras versiones de WhatsApp fallaban regularmente y los usuarios de la aplicación estaban restringidos al pequeño círculo social de su amigo Fishman.

Los siguientes meses los pasó debatiendo si dejar WhatsApp y buscar otro trabajo.

Pero cuando Apple anunció la introducción de las notificaciones push, Koum se sintió aún más motivado con su proyecto, ya que tenía en mente codificarlas él mismo. Su idea era que cada vez que un usuario de WhatsApp actualizara su estado, su red de amigos recibiría una notificación de la aplicación.

Primera financiación y atracción de usuarios

En octubre de 2009, Acton reclutó a cinco de sus antiguos amigos de Yahoo, dispuestos a contribuir con 220.000 euros en inversiones iniciales. WhatsApp se lanzó en la App Store un mes después.

Koum y Acton trabajaron gratis durante los próximos tres años, compartirían un departamento y se envolverían en mantas para protegerse del frío y mantenerse calientes.

Después de eso, WhatsApp se convirtió en un servicio premium, supuestamente para frenar su expansión pero también para financiar los crecientes gastos operativos. Solo dos años después, se convirtió en una de las veinte mejores aplicaciones en la App Store de EE. UU.

Después de recibir 7.2 millones de euros en inversión de capital de riesgo, la aplicación experimentó un rápido crecimiento y llegó a más de 205 millones de usuarios en febrero de 2013.

La compra de Facebook

Para 2014, WhatsApp contaba con más de 510 millones de usuarios activos y además increíblemente la app generaba más de 1.1 millón de nuevos usuarios todos los días.

Reconociendo el potencial de expansión de WhatsApp, especialmente en los mercados emergentes, Facebook tomó la decisión de comprar la empresa en febrero de ese año.

La adquisición finalmente se completó por la friolera de $ 19 mil millones (equivalentes a 17.1 mil mollones de euros), lo que llevó a muchos a preguntarse por qué Facebook pagaría una suma tan grande por una empresa que generaba solo 18 millones de euros en ventas por año.

En pocas palabras, WhatsApp se ha convertido en una amenaza directa para la viabilidad a largo plazo de Facebook, y el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, lo sabía muy bien.

Para Koum, el sitio donde se realizó la transacción fue de naturaleza lírica, según sus palabras. Él y Acton tuvieron una reunión con Jim Goetz, un representante de Sequoia Venture Capital, en una instalación abandonada no muy lejos de las oficinas corporativas de WhatsApp.

La propiedad era una antigua oficina de asistencia social, la misma donde Koum hizo fila para recibir cupones de alimentos hace años. Hasta el día de hoy cree que Facebook estudio esto para influenciar en su decisión.

Deja un comentario